jueves, 17 de abril de 2008


ahora resulta que el programa de radio continua; que el productor no fue corrido, sino removido a otro puesto, mejor, muy chido. Entonces ¿por qué nos dijo que ya estaba por terminar? No importa mucho en realidad. el miércoles iré al radio y quiero invitar a Elsa, porque no creo que sea conveniente grabar la obra con pati, pues el nuevo jefe de producción es mamón, creido y no le caigo nada bien. Me parece que es de esas personas que tienen un poco de poder y ya se sienten los hijos de la vírgula. espero que me sorprenda y se porte profesionalmente (una palabra torpe e incómoda, como las ancianas de la catedral).


En fin, me importan poco muchas cosas. Luis Duval, el personaje de la nueva novela se escabulle entre la bruma de esta ciudad. Siento que lo tengo por momentos y se escapa por días. Tengo tantas cosas en la cabeza, tantas sospechas, tantas alimañas que amenazan con meter su ponzoña que apenas volteo a algún lado, ya siento el rigor del veneno, de la rabia, del coraje.


Me sorprende la capacidad de los amigos para volverte la espalda. una vez Roberto me dijo que el tiempo ponía a los amigos en su lugar, en su urna. Ahora lo sé. Nunca tuve amigos. Quizá fue mi culpa, quizá la gente necesita estar siempre escuchando que la quieren, siempre demostrándole afecto. No sé. Yo no soy así. para mi la amistad es preocuparte por el otro, desear que el otro esté bien. Ñoñerías de esas, sin embargo. Al fin que importa. debo preocuparme por mi nalgas: la novela, sobre todo que se atora paraceida a la espina en el esófago. la tesis. la banda. santiago... Laiza.

1 comentario:

Rolando dijo...

cercanias nos definen, presente que se prolonga. Existimos para los terceros y en los terceros hasta que desaparecemos en el sentir.

Una braza fuerte carnal¡